© 2013. Clínica Swiss - Todos los derechos reservados.

Arrugas y Líneas Faciales

Las líneas y arrugas son las primeras evidencias del paso del tiempo en la cara y se distinguen dos tipos diferentes.

Unas son las que determinan los movimientos musculares ligados a nuestros gestos como las conocidas “patas de gallo”, las arrugas frontales y el “ceño fruncido” o marcado.

Las otras dependen de otros factores como la flaccidez, el exceso de sol o la disminución hormonal en el caso de la mujer. Ejemplos de estas son la acentuación del surco nasogeniano y las líneas verticales laterales a la boca, las popularmente conocidas “líneas de marioneta”.

En el primer caso, el problema es el movimiento y su solución es la aplicación de toxina botulínica.

En el segundo caso, el asunto es la falta de turgencia por pérdida de la firmeza del tejido, y la solución es el aporte de rellenos, siendo los mejores: la propia grasa o bien el ácido hialurónico.

Tratamiento

En el caso de la aplicación de toxina, se debe tener un claro conocimiento de la funcionalidad muscular y la correcta colocación de la sustancia, que devolverá la frescura a la cara con absoluta naturalidad.

Las caras “endurecidas” o sin movimientos gestuales son el resultado de una mala colocación y no es la regla, como piensan algunos pacientes.

Lo mismo ocurre cuando colocamos rellenos de volumen, sea la propia grasa o el ácido hialurónico. El buen criterio técnico da resultados naturales. Las deformaciones o excesos que se ven con frecuencia, son exclusivamente resultado de un mal criterio de quien lo coloca.

Nuestra profesionalidad y capacidad técnica le sorprenderán. Los buenos resultados son posibles. Cientos de cirugías en Swiss lo confirman.