© 2013. Clínica Swiss - Todos los derechos reservados.

Historias de pacientes

Gracias a todos los pacientes que comparten sus experiencias con nosotros tras someterse a la Cirugía Percutánea del Pie. Estas son sus historias...

 

Vanesa F

La situación de los pies de Vanesa F era compleja: juanetes en ambos pies y dedo martillo en segundo dedo también en los dos pies. Siendo una joven de 23 años, Vanesa se miraba sus pies y la angustiaba pensar que no reflejaban su edad. "Siempre me importó la estética y verme los pies era un complejo para mí; usaba calzados cerrados con tal de no mostrarlos, prefería el dolor", cuenta.

A Vanesa la sedujo la Cirugía Percutánea, con la que el post operatorio y resultados no le dificultarían seguir su carrera de Analista de Sistemas ni su deseo de ser modelo.

 

Vanesa llegó a Clínica Swiss y se operó las 4 patologías. Hoy, siendo Analista de Sistemas y modelo, muestra con orgullo sus pies. Recuerda que respetó completamente el uso del zapato post operatorio aunque no le gustara estéticamente: "sabía que era lo mejor para mis pies, y el dolor no fue para nada insoportable, salí caminando. Además de lo estético, una de las cosas que me cambió la vida fue pisar sin dolor; fue un giro en mi vida", concluye.

.......................................................................................................................................................................

Gabriela S

Los juanetes eran un problema para Gabriela S. Al inicio un problema estético y luego se sumó el dolor. "Yo no me podía ver así los pies y al sumarse el dolor pensé en la cirugía aunque mi gran obstáculo era que sabía que la operación convencional era muy dolorosa; tenía miedo". En una charla informal con una conocida, Gabriela conoció Clínica Swiss. Su conocida se había sometido a la cirugía percutánea en sus dos pies y le recomendó insistentemente que siguiera sus pasos. Eso impulsó a Gabriela a tomar la decisión. Hace ya 6 meses se operó su pie izquierdo y está muy conforme con los resultados. Cuenta que el post operatorio fue variante: salió caminando de la sala, en la primera semana no tuvo casi dolor, pero a partir de la segunda semana se incrementó algo por la manipulación del pie, al cambiar el vendaje. El equipo de Swiss la tranquilizó en ese sentido, porque es normal sentir dolor luego de que se manipula el pie en el cambio de vendaje. Paulatinamente el dolor se ha ido y mes a mes sólo queda "alguna molestia ínfima", según comentó, que ya casi no siente.

La recuperación en los pacientes varía según las condiciones de cada uno y Gabriela lo sabía; tal es así que recuerda que la paciente que la contactó con Clínica Swiss, no sufrió dolor en ningún momento porque recuerda charlas con ella.

 

Gabriela cambió temor por confianza, porque asegura que, de surgir el dolor en el juanete de su pie derecho, volverá a operarse en nuestra Clínica.

 

.......................................................................................................................................................................

Alba Luz

Alba Luz es riverense pero Montevideo la adoptó hace 40 años. Costurera de oficio, sufrió durante 10 años un juanete en su píe derecho. La deformidad no sólo la afectaba en su actividad en el Taller de Costura, sino también a la hora de comprar zapatos y en la playa (por vergüenza) y también la incomodidad en el uso de determinados calzados como las sandalias descubiertas.

Gracias a una clienta del Taller de Costura, hace poco más de 1 año encontró la solución a su problema. Esa clienta se había operado los dos pies en Clínica Swiss y le aconsejó insistentemente animarse a la Cirugía Percutánea que practicamos.

Alba se animó y hoy asegura tener un pie nuevo. Se muestra muy conforme con el resultado de la operación y el tratamiento durante todo el proceso. Luego de la intervención salió caminando de la sala con el calzado especial. Durante 10 días intercaló períodos de reposo con algunas actividades de su vida cotidiana y paulatinamente culminó la recuperación. Hoy recuerda su operación como una gran decisión tomada.

 

...................................................................................................................................................................... 

Alicia T

 

Alicia T es melense y en 1992 se le diagnosticó Poli artritis reumatoide. Eso generó que años después comenzaran a deformarse sus pies afectando también las rodillas y sus caderas por pisar mal.

Durante mucho tiempo esperó una luz en el camino de la medicina, que no aparecía. Una alternativa inicial de la cirugía tradicional, le llevaría de 6 a 7 meses cada pie, y no poder caminar por mucho tiempo, con yeso, y el cambio en la calidad de vida que eso conlleva; un tema muy complejo.

Por intermedio de otro médico, contactó al Dr. Luis Portas. y se coordinó la primera cirugía Percutánea, de pie izquierdo; duró 20 minutos, y Alicia salió caminando: “ ¡Parecía un milagro mi Dios!”, dice.

“La operación me devolvió la estabilidad que la había perdido, ya que en el medio de los dedos de los 2 pies tenía un sobre hueso en punta, donde usaba unos apoya pie de silicona que me permitían andar, con menos dolor”.

Alicia reconoce que sus pies estaban tan feos que siempre andaba de zapatillas cerradas, y en la playa escondía los pies debajo de la arena.
Luego llegó la segunda cirugía para el pie derecho, que también duró 20 minutos.

“Haber encontrado al Dr. Luis portas es indescriptible; especialmente lo que se siente saber que hay una solución”, reconoce Alicia.

.......................................................................................................................................................................

Alicia L

 

El problema de Alicia L con sus pies era doble: por el dolor que por momentos "se hacía insoportable", según cuenta, y por las dificultades para conseguir zapatos que fueran cómodos y disimularan la deformación. "Siempre fue complicado encontrarlos", comenta.

A través de recomendaciones de conocidos y amigos, Alicia llegó a Clínica Swiss y poco tiempo después, decidió operarse.

Dos meses y medio después se encontró realizando sus actividades cotidianas, calzando zapatos de su gusto, sin tener nunca más el dolor que padeció durante tantos años.

"Sin duda esta cirugía es formidable: "rapidísima recuperación y con muy poco dolor".

La paciente destaca la seguridad en su tratamiento, y agradece la felicidad que siente: “estoy radiante, es todo una bendición”, comenta.
“Dentro de mi tengo varios sentimientos: emoción, felicidad, paz, no tengo dolor, y los dos pies solucionados. Hay momentos que parece un sueño pero es real: tengo los dos pies sanos”.

...................................................................................................................................................................

 

Marta G


Marta G sufrió mucho tiempo. Tenía la misma patología en sus dos pies: juanete y dedo martillo. Además de las dolencias para caminar, estaba el castigo social a la hora de usar los zapatos: "me ponía los que me podía poner, no los que me gustaban", cuenta. Como agravante, caminar mal le ocasionaba también dolencias de columna y espalda.

Su llegada a Clínica Swiss fue algo fortuita. Marta cuenta que había escuchado de un Doctor que realiza la operación que ella necesitaba y por intermedio de un odontólogo, consiguió de forma azarosa el contacto de Clínica Swiss.

Hace un año decidió operarse el pie izquierdo y además de sentirse a gusto con el resultado de la cirugía, la sorprendió poder salir caminando de la Sala de Operaciones.

"Yo tenía temor por el dolor, por padecerlo y por la imposibilidad de ir a trabajar en el post operatorio, pero con esta operación estoy feliz de la vida", cuenta Marta, quien necesitó un reposo moderado durante el primer mes.

Tiempo después, Marta decidió operarse el pie derecho y de esa manera encontró el equilibro y, por primera vez en muchos años, un caminar sano.

.